[R-P] Sobre el eventual acceso del Brasil al Consejo de Segu…

Delete this message

Reply to this message
Author: Néstor Gorojovsky
Date:  
To: Lucha de masas para recuperar la Argentina
CC: Lucha de masas para recuperar la Argentina
Subject: [R-P] Sobre el eventual acceso del Brasil al Consejo de Seguridad
En mi página de Facebook se produjo una interesante discusión sobre el
tema del liderazgo brasileño en América del Sur, del cual se dedujo
otra sobre el deseo de Itamaraty de que su país sea un integrante
pleno del CS. Al respecto, se me ocurrió decir estas cosas que,
quizás, tengan algún interés general.

No tenemos que temer en ningún momento que, en tanto miembro pleno,
nos "juegue en contra". Pero tenemos que saber que una eventual
contrarrevolución en Brasil (p. ej. lo que pasó con Fernando Henrique
Cardoso) puede embotar e incluso anular políticamente al Brasil en el
CS.

Es mejor tener un representante que puede a veces caer en graves
errores que carecer de ningún otro, por supuesto, pero hay que tener
en cuenta los riesgos, que no por ser menos dañinos que las certezas
actuales dejan de existir.

El problema del acceso de Brasil al Consejo de Seguridad como miembro
permanente es, desde mi punto de vista, el siguiente:

"Miembro permanente" significa "con poder de veto".

Un Brasil con poder de veto solo sería aceptable para las grandes
potencias imperialistas si estuvieran plenamente seguras de que
siempre, bajo toda circunstancia, votará según el interés imperialista
global.

Pero Brasil, pese a todo su crecimiento cuantitativo, cualitativamente
sigue siendo un país semicolonial. No es una potencia imperialista.

El único país semicolonial que los países de Occidente admitieron como
integrante permanente del CS fue Taiwán. La razón era muy simple: se
trataba de una colonia yanqui, no de una semicolonia. Su voto estaba
asegurado en todos los casos.

Taiwán fue reemplazado por China en el CS únicamente después de que
Kissinger logró asegurar la ruptura de Pekín con Moscú, que por lo
demás ya venia de antes.

Como semicolonia, Brasil puede tener veleidades antiimperialistas. Por
lo tanto, jamás se le permitirá entrar al CS dado que los únicos dos
países que lo integran y podrían estar interesados en ello son Rusia y
China, y justamente son minoría en el CS, situación que no va a
modificarse mientras el imperialismo sea imperialismo y la ONU sea lo
que es.

Eso, desde el ángulo internacional.

Desde nuestro ángulo, el problema es parecido.

Brasil en el CS es siempre algo que deberíamos favorecer, pero...

La única salvedad es la siguiente (que deriva también de su carácter
semicolonial): Brasil no siempre votará/vEtará a favor del interés
colectivo de los latinoamericanos.

Desde 1964, la condición semicolonial del Brasil se expresa bajo la
forma de una disputa por la orientación general de la política
económica y el control del Estado.

La industrialización no se discute (en eso están más adelante que
nosotros). Pero sí se discute lo que se discutía entre nosotros antes
de Martínez de Hoz: ¿qué industrialización?

Hay dos caminos de industrialización posible: una fundada en la
acumulación global, es decir en la acumulación en los países
metropolitanos. Pasa por la inyección de capital extranjero y su
fusión con ciertas fracciones de capital local (es la propuesta
desarrollista).

La otra se funda en la acumulación doméstica. Pasa por la promoción
del capital doméstico -fundamentalmente a través de la actividad
económica del Estado nacional- y la asociación, cuando y cómo convenga
a la acumulación doméstica, con eventuales fracciones del capital
extranjero que no vengan a subordinar la acumulación de nuestros
países al ciclo de los países centrales (es la propuesta nacional
popular).

El Brasil, en 1964, abandonó por completo la segunda opción (que había
sido la de Vargas y había regido, pese al fuerte golpe que
significaron los períodos de Dutra y de Kubischeck, hasta ese año).
Adoptó la primera, bajo el comando de la mal denominada "burguesía
paulista". En realidad, se trata de la oligarquía bandeirante, que
tomó el Estado creado por el varguismo y reorientó el esfuerzo de
industrialización hacia la creciente fusión de sus intereses con los
intereses del imperialismo.

Digamos que fue la opción "Pelé-Havelange" del desarrollo industrial brasileño.

Bajo esta opción, que sigue siendo la determinante hasta hoy, el
Brasil no es un país que pueda expresar siempre el interés nacional
americano. Creo, y concluyo diciendo lo que empecé a decir antes, que
tenemos que apoyar su lucha (a mi modo de ver con pocas posibilidades
de éxito) por entrar como miembro pleno al CS.



--

Néstor Gorojovsky
El texto principal de este correo puede no ser de mi autoría